top of page

Chocotorta

Actualizado: 27 sept 2021

El nombre de nuestro sitio es un homenaje a estos dos postres: la Chocotorta y el Tiramisù. Pero con una inquietante O, como invitándonos a seleccionar uno de ellos. Casi como si nos preguntaran ¿Argentina o Italia?

Pero ¿por qué elegir? Después de 20 años en Italia nos sentimos un poco “chocotorta” y un poco “tiramisù”. Como la vida de muchos expatriados y emigrados: ni de acá ni de allá. O, como en nuestro caso: de aquí Y de allá.



¿Por qué nos animamos a compararlos?

Porque son platos que tienen un origen parecido, una receta simple con pocos ingredientes y nacen como un postre hecho en casa y sin cocción. Los dos son considerados un “dolce al cucchiaio” (como se dice en Italia): un postre que se come con cucharita. En ambos casos, se alternan capas de galletitas remojadas en café con crema. Ninguno de los dos es un postre de la tradición, sino que se hicieron populares en el siglo XX. Estas son las características en común. ¿Cuáles son las diferencias? La más obvia: si bien la chocotorta puede ser considerada una torta, el tiramisù decididamente no. Además, los ingredientes de ambas recetas son diferentes. Y el tiramisù es un poquito más difícil de realizar.


La historia de la torta

En 1975 Bagley lanzó al mercado las hoy populares Chocolinas, una variedad de galletitas de chocolate. Así, un día, se empezó a elaborar en los hogares argentinos una torta cuyos ingredientes eran estas galletas, nuestro infaltable dulce de leche y crema. La torta, conocida como “el postre de las Chocolinas”, era muy difundido en la provincia de Santa Fe, tradicional zona de tambos.

Se dice, también, que un postre de similares características ya formaba parte del menú escolar del Colegio San Martín de Avellaneda, en la década de 1970. Para prepararlo se utilizaba café para humedecer unas galletas, y el resto de los ingredientes y forma de combinarlos y presentarlos eran muy parecidos a la chocotorta.

Lo cierto es que, aprovechando la popularidad y difusión del postre en todo el país, en 1982, Maritè Mabragaña, una publicitaria de la agencia De Luca y aficionada a la gastronomía, tuvo una gran idea. Preparó una torta de cumpleaños, una chocotorta, en la que unía productos de tres clientes de la agencia: galletitas Chocolinas (producidas por Bagley), queso crema Mendicrim (de la cooperativa SanCor, en lugar de la crema) y dulce de leche Ronda (de un productor de Santa Fe). La idea gustó mucho, pero aun así, llevó un buen tiempo realizar un comercial que involucrara a los tres productos. Finalmente, la publicidad salió al aire durante más de dos años, y todos (entre los que me incluyo) cantábamos el slogan: Chocolinas y Mendicrim, Mendicrim y Chocolinas, se unieron en una fiesta, ¡una fiesta genial! ¿Se acuerdan? ¿No? Acá te dejo un enlace para que refresques la memoria https://www.youtube.com/watch?v=ur5_wgaFQR0

La campaña fue un éxito: las ventas de Chocolinas y Mendicrim aumentaron muchísimo y la chocotorta se convirtió en un postre muy difundido en los hogares argentinos, inspirado en el tiramisù italiano.

Aunque inicialmente era poco ofrecido en restaurantes y comedores, en los últimos años la chocotorta ha logrado salir de la dimensión hogareña. Cuando viajo a Argentina me sorprende encontrarla, cada vez con más frecuencia, en los menús de restaurantes, en las panaderías y confiterías, en versiones gourmet, en copa, en frasco y hasta ¡en taza! Y sí: ¡es un postre genial y riquísimo! Y no somos los únicos a pensarlo: en octubre de 2020, la chocotorta ocupó el primer puesto del ranking elaborado por el sitio Taste Atlas, que recopila comidas típicas de todos los países, en la categoría “mejor postre del mundo”.


La chocotorta en Italia

Es cierto: los italianos no aman el dulce de leche pues les resulta muy dulce. Pero la chocotorta los conquista porque les encanta el chocolate. Así que no dudes en prepararla para sorprender a tus amigos “tanos”.

Eso sí: puede resultar complicado conseguir los ingredientes originales, ¡pero no imposible! Y en el peor de los casos, tenemos algunas opciones y trucos para que no nos quedemos sin chocotorta.


Como veíamos, esta torta puede prepararse con crema de leche o queso crema: la elección es cuestión de gusto. En cualquier caso, la receta es prácticamente idéntica. La única cosa para tener en cuenta es que la crema en Italia es más líquida, así que prestá atención que en la receta te dejo un truco para salvar esta diferencia. Te aconsejo además que elijas crema de leche fresca y no larga vida. Si en cambio decidís usar el queso crema, en Italia no se consigue el que usamos en Argentina, así que te sugiero reemplazarlo por un “formaggio spalmabile” (queso para untar), o si preferís, el clásico Philadelphia, que es un queso untable con un sabor un poco más “intenso”.


Las galletitas son el ingrediente más difícil de encontrar. Para saber dónde comprar Chocolinas en Italia, podés consultar este post. Si en cambio estás pensando en buscar alguna opción para reemplazar las Chocolinas, te advierto que en Italia no hay ninguna galletita de chocolate cuya forma sea rectangular o cuadrada. Parece increíble, pero es así. Si la forma no te limita, podés usar las galletas “Pan di Stelle”, que son redondas. Mi consejo es que, en este caso, prepares mini porciones, individuales, en compoteras, copas, vasos o frascos redondos. Lo ideal es que el recipiente que elijas tenga el diámetro un poquito más grande que el de una galleta. En cada uno de ellos, vas haciendo capas de galletas cubiertas con mucha crema. Así obtendrás un postre muy bien presentado, super canchero y a la moda. ¡Problema resuelto!


Por último, para enterarte todo sobre el dulce de leche y dónde encontrarlo en Italia, podés leer este post.


Ingredientes (para 8 porciones, aproximadamente)


400 g dulce de leche

300 g queso crema o “formaggio spalmabile” (por ejemplo, Philadelphia), si decidís usar queso

300 g de crema de leche fresca, si decidís usar crema

250 g de galletitas Chocolinas (1 paquete)

Café cantidad necesaria


Preparación


Preparar el café, no demasiado fuerte, y dejarlo enfriar en un bowl pequeño.

Si has decidido usar crema de leche, batir la crema hasta que tome consistencia. Entonces, con una cuchara de madera y suavemente (para que no se corte), ir agregándola al dulce de leche hasta que esté completamente integrada.

Si en cambio usarás queso, mezclarlo con el dulce de leche hasta obtener una crema homogénea.

En un recipiente cuadrado o rectangular, cubrir la base con una capa fina de la crema de queso y dulce de leche. Posteriormente, colocar las galletitas previamente remojadas en el café, una al lado de la otra y sin encimar, hasta cubrir toda la superficie.

Continuar alternando capas de crema y galletitas, teniendo en cuenta que la última capa debe ser de crema.

Colocar en la heladera, hasta su degustación. Se conserva en frío, por un par de días.



Ultima idea con consejo: si querés presentar la chocotorta como torta (es decir: en una bandeja, en lugar de un recipiente con bordes altos) y decidís usar crema de leche, necesitarás que te quede bien consistente. Para lograrlo, te aconsejo que prepares un sobre de gelatina, previamente hidratada con un poquito de leche y posteriormente disuelta en el microondas. Una vez lista, la agregás a la preparación de crema y dulce de leche. Además, elegí un molde desmontable y forralo en acetato.



1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Locro

Pionono

1 Comment


Rocio
Rocio
Sep 19, 2022

Qué rico! Siempre uso esta receta!

Like
bottom of page