top of page

Los útiles escolares

Actualizado: 28 abr 2021

Si pensamos en la escuela, o mejor dicho en los útiles escolares, es probable que nos digamos: ¿qué problemas podemos tener?


Es algo bastante simple: los chicos empiezan las clases y hay que llenar la mochila. Y, por supuesto, nos vendrán en mente imágenes de cuadernos Gloria, fibras, papel glacé, repuestos Rivadavia, carpetas y papel para forrar con arañitas (típico de los años 80; sí, me estoy delatando).


Pero si estás en otro país, la cosa puede resultar no tan simple.

Los útiles escolares son una constatación del dicho "Paese che vai, usanze che trovi".

En Italia, por ejemplo, la cuestión se complica, no tanto por un tema del idioma sino más bien por cuestiones culturales o de tradición escolar. Pero veamos en detalle cuánto este asunto puede resultar complejo.


Partamos del inicio. Y aquí ya existe una gran diferencia: por lo general, antes de empezar las clases ya tenemos la lista de útiles y libros (de estos últimos, te cuento otro día: ya vas a entender por qué). A veces, terminando un año escolar ya tenemos los materiales necesarios para el año siguiente. Como ves, los italianos son muy organizados, y nadie en su sano juicio tendría nada que objetar a esto.

El problema es: ¿cómo descifrar esa lista? Bueno, hay varias opciones.


Empecemos por la más fácil: ir a la “cartoleria” del barrio (el equivalente de nuestra librería), entregar la lista de útiles y pasar a retirar el pedido cuando esté preparado. Así, no sólo estaremos tranquilos pues nuestros hijos llegarán a la escuela el primer día con todo lo necesario, sino también porque tendrán exactamente lo que las maestras nos solicitaron.

Como podrás intuir, esta opción nos ahorra dolores de cabeza, pero seguramente nos hará gastar un poco más.


Otra opción es incursionar en algún hipermercado. En época escolar, todos les dedican expositores enteros a los artículos de librería. Y allí, con paciencia (mucha) y con el pedido en mano, empezás a tachar renglones de la lista. Seguramente, tendrás ocasión de pedir ayuda a alguna mamá con experiencia que recorre en ese momento las mismas góndolas. Se puede complicar si no hablás italiano, pero como siempre, con señas y mostrando lo que estás buscando, todo suele solucionarse.

Así, descubriremos algunas cosas interesantes.


Por ejemplo, hablando de cuadernos para la escuela Primaria, los usados aquí son más grandes. Para que te des una idea, cuando en Italia te hablan del “quaderno” o “quadernone”, éste es de un tamaño parecido al A4. Un cuaderno de las dimensiones de los que comúnmente usamos en Argentina aquí sería “quadernino”. Estas son las dimensiones exactas:

Quaderni piccoli o quadernino: formato A5 – 15×21 cm

Quaderni o quadernone: formato A4 – 21×29,7 cm


Pero no terminan acá las sorpresas, y seguimos hablando de cuadernos. En realidad, ahora empiezan los problemas, pues una vez identificada la dimensión, hay otras vastas y variadas opciones: existen cuadernos para cada exigencia, edad, materia, necesidad didáctica e imaginación de cada maestra. Así, si hablamos de los renglones, los cuadernos pueden tener: “riga di prima”, “riga di terza”, “riga di quinta”, “riga unica”, “quadretti 1 cm”, “quadretti 0,5 cm”, “quadretti 0,4cm”, “bianco”, etc.

Esto se traduce, como te imaginarás, en grandes dolores de cabeza a la hora de identificar el “renglón” o “cuadriculado” correcto.

Si lograste superar la migraña, ahora estás listo para encarar el siguiente mareo. Sí, pues cada una de estas opciones pueden ser, a su vez, con margen (en italiano margine) o sin él. Y atención: sobre este punto, las maestras son muy “susceptibles”, así que: ¡a no equivocarse!


Si leyendo llegaste hasta aquí, seguramente ya estarás extrañando nuestros simples cuadernos lisos, cuadriculados o con renglones (como mucho con tapas duras).


De más está decirte que con las hojas para las carpetas tenemos las mismas opciones que con los cuadernos. Pero en este caso hay algo más, que es fundamental, y es que tengan el “borde reforzado” para que no se rompan. Esto es: la parte de la hoja que contiene los orificios está levemente plastificada en uno de sus lados (como ves: ¡nada de ojalillos!). A los blocks de hojas para carpetas, se los llama “ricambi rinforzatti”. A este nombre se le agrega alguna de las especificaciones descriptas arriba, según sea el caso: “ricambi rinforzati a righe di quinta con margine” o “ricambi rinforzati a quadretti 0,5 senza margine”, etc.


Así, con los años, empezaremos a acumular cuadernos de distintos tipos, pues aquellos que sobraron al final de un año escolar, probablemente no nos servirán el año sucesivo ni para el hermano menor. ¿Por qué? Porque si los cuadernos de tu hijo mayor tenían margen, los del hermano serán sin; o porque la maestra del mayor prefería usar carpetas mientras la del menor prefiere cuadernos.


Un capítulo aparte merece el tema del forrado de cuadernos o libros.

Les cuento cómo fue mi introducción en el tema. Cuando mi hija mayor inició primer grado, me pidieron un “quadernino” con “copertina gialla” para las comunicaciones (el cuaderno de notas que usamos en Argentina). En ningún lado encontré papel de forro plastificado (después me enteré que no existe; ni liso, ni con dibujitos, ni el que es una institución en Argentina: el mítico “papel araña”). No sabiendo bien cómo resolver el problema, usé un papel común, amarillo y por encima lo cubrí con plástico transparente. Si por casualidad en algún momento te encontrás en esta misma situación, y estás tentada de hacer lo que hice yo: no lo hagas, no pierdas tiempo, ¡las italianas no forran libros ni cuadernos! Simplemente compran la famosa “copertina”: no son otra cosa que un forro plástico de forma similar a un sobre, con medidas standard según el cuaderno al que sea destinado. Es decir, las hay para “quaderno” y “quadernino”. Se consiguen de todos los colores, son lavables y reutilizables además de super resistentes y prácticas. ¡Para forrar el cuaderno, sólo hay que insertarlo en el forro elegido y listo! ¡Qué descubrimiento sensacional! El único detalle al que estar atentos es que, por lo general, las maestras piden un color distinto para cada materia. Y cuando digo “un color”, entiendo que te especifican qué color.


Y como no podía ser de otra manera, con el forrado de libros la historia es otra. Te imaginarás que para los libros tampoco se utilizan papeles plastificados de colores. En este caso lo que se usa son forros plásticos transparentes llamados “copertine per libri”, y hay varios modos para conseguirlos. Una, es pagar 1€ por libro en la librería donde los compramos. Así, cuando retiramos los libros, nos los entregan super prolijos, cubiertos con plástico transparente sellado con calor. Otra opción es comprar en una librería “copertine per libri” transparentes. Éstas se consiguen con el borde adhesivo y en distintas dimensiones. Aquí la complejidad está en conseguir la medida necesaria para cubrir los libros más grandes. Una última opción, si tenés un poco de manualidad, es optar por el rollo de papel adhesivo transparente, tipo “contac”, que se corta a medida.


Ahora sí, afrontemos un tema espinoso, el peor de todos para mí: las hojas de dibujo. Aún después de varios años de escuela y ya con una hija en el secundario, cada vez que tengo que comprarlas me tiembla la mano y me da taquicardia. Tienen una codificación que, estoy segura, ni un químico nuclear logra entender. Se llaman “Album da disegno” y la marca líder italiana, Fabriano, los codifica en F4, F2, F... pero mi consejo es que no miren la F pues solo confunde. Lo importante es conocer dimensión y tipo de hoja.

Las dimensiones disponibles son 24 x 33 cm o 33 x 48 cm. Y las opciones para el tipo de hoja son:

ruvido” o “liscio”: es decir áspero o liso, según el uso (dibujo artístico o técnico).

riquadrato” (o no): con o sin un margen

grammatura”: de 110 o 220 g/mq, que indica el espesor o calidad del papel

bianco” o “colorato”: es decir blanco o de colores

Pueden entender por qué cada vez que compro un “Album da disegno”, controlo 20 veces toda la información.


Finalmente, algo totalmente nuevo para mí: “Fogli protocollo”. ¿De qué estamos hablando? De 2 hojas del tamaño de un cuaderno, sin agujeritos y unidas. Como si, prolijamente, tomáramos las dos hojas centrales de un cuaderno ensamblado con broches (no con espiral). Y como no podía ser de otra manera, también en este caso tenemos la amplia variedad de “riga” y con o sin “margine”.

¿Para qué se usan? ¡Pues para las pruebas! Como por lo general en la escuela se utilizan cuadernos, las pruebas se hacen en este tipo de hojas. Se preguntarán: “¿no se pueden usar simples hojas de carpeta perforadas?” No, y ni sueñen con reemplazarlas: para las prueban se utilizan las hojas “protocolo”.


Todo lo demás, como lápices, marcadores, biromes, es más sencillo. Para los lápices, hay que prestar atención a si los piden H, 2H, HB; y las fibras si son punta fina o gruesa. Las biromes, en general, no son un gran problema (trazo fino o grueso, a lo sumo) y la plasticola es, indefectiblemente, en barra (por lo menos para la primaria).


A continuación, te dejo un pequeño traductor de útiles escolares: Colle stick – Plasticola en barra

Album da disegno – Block de hojas para dibujo

Diario – Agenda

Cartelletta con elastico – Carpeta con elástico

Cartelletta trasparente con bottone – Carpeta (tipo sobre) cerrada con un broche a presión

Astuccio – Cartuchera

Pastelli o matite collorate – Lápices de colores

Matita – Lápiz negro

Gomma – Goma de borrar

Temperino - Sacapuntas

Forbici a punta arrotondata – Tijera con punta redonda

Biro cancellabili – Bolígrafo o birome borrable

Quadernone – Cuaderno A4

Quadernone a spirale – Cuaderno A4 con espiral

Ricambi forati – Repuesto escolar de hojas para carpetas

Separatori – Carátulas o separadores para carpetas

Copertine plastificate – Forros a medida para cuadernos

Etichette - Rótulos

Porta-listini – Carpeta de folios transparentes

Raccoglitore ad anelli – Carpeta con anillos

Buste trasparenti con i fori – Folios transparentes A4

Risma di carta A4 – Resma para impresora o fotocopias A4

Pennarelli a punta fine – Marcadores de punta fina

Pennarelli a punta grossa – Marcadores de punta gruesa

Evidenziatori – Resaltadores

Righello –Regla

Squadra – Escuadra

Goniometro – Transportador

Compasso – Compás

Cartelleta da disegno – Valija para dibujo técnico

Carta da lucido – Papel transparente o vegetal (el que usamos para calcar)

Cartoncini colorati – Cartulina

Carta crespa – Papel creppe

Carta velina – Papel de seda o barrilete

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page